Limos, el espíritu del hambre

Mitología Griega

Hoy vamos hablar de la personificación del hambre según la mitología griega, también conocida como Limo y Etón. Como se esperaría, su contraparte era la diosa de los alimentos, Deméter. De igual forma, en la mitología romana su equivalente sería la diosa Fames.

Dicen que la madre de Limos, era la diosa Eris (la deidad de la discordia) aunque hay referencia de Limos en la Ilíada de Homero, en donde se la nombra como hija de Zeus.

En la metamorfosis de Ovidio no se habla de una sola diosa sino de varias entidades que viven en un desierto donde el suelo es árido y nada crece, descritas con un cabello áspero, piel cetrina y ojos hundidos. Sus labios secos y su piel de pergamino son un presagio de la plaga que puede esparcir.

Su apariencia alicaída, sus movimientos torpes debido a la hinchazón de sus rodillas y tobillos, son el auguro de su verdadera tarea como la verduga de mortales a servicio de los dioses. Un ejemplo de su trabajo fue lo sucedido con el rey Eresictón (de quien hablamos en el artículo Leyenda del Hambre) un monarca soberbio, quien no mostró respeto a los dioses y fue condenado a padecer un hambre que no se podía saciar.

El papel de Limos

Limos se introduce en las entrañas de este rey de Tesalia por orden de su contraparte, Deméter, quien fue la deidad ultrajada por Eresictón, tal fue la desesperación del condenado que no solo acabó con su fortuna, sino que vendió a su hija, hasta que finalmente terminó consumiéndose a sí mismo.

El poeta Virgilio también hace referencia en su obra nombrándola como un monstruo de gran tamaño que se encuentra en la entrada del inframundo. Aunque hay algunas versiones que le dan un toque de deidad a Limos o la describen como un ente femenino, hay otras versiones en que vemos a Limos como un daimon masculino, las primeras divinidades representadas como mitad bestias y mitad humanas.

Fuente:

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Limos

Imagen: youtube.com

Limos, el espíritu del hambre

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar