Sufijo -azgo

Quizás lo más conveniente, antes de emprender una explicación sobre el sufijo –azgo, sea revisar de forma breve algunas definiciones, que permitirán entender este morfema dentro de su contexto lingüístico específico.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea prudente centrar esta revisión en dos nociones específicas: en primer lugar, en la propia definición de Sufijos, pues esto permitirá tener conciencia sobre la naturaleza del morfema –azgo. Así también, será de gran utilidad pasar revista sobre la definición de Sufijos nominalizantes, por ser esta la categoría en donde puede encontrarse inscrito esta partícula. A continuación, cada uno de ellos:

Los sufijos

De esta forma, se comenzará a decir entonces que la Lingüística ha optado por considerar los sufijos como un tipo de afijos, junto a los prefijos, los interfijos, los infijos y los circunfijos. Igualmente, esta disciplina ha descrito a los sufijos como aquellos morfemas tónicos, que se unen de forma posterior a una palabra o lexema, generando una nueva forma lingüística. Así mismo, los sufijos son identificados como los únicos afijos capaces de alterar  y modificar la categoría gramatical de la palabra que les ha dado origen.

Por otro lado, la Lingüística también advierte que los sufijos tienen la cualidad de ejercer dos funciones morfológicas de gran importancia, las cuales se diferencian según la clase de palabra o forma que originan, y que han sido descritas de la siguiente manera:

  • Tareas flexivas: en primer lugar, los sufijos pueden desempeñar funciones flexivas, uniéndose a la palabra, a fin de constituir algunas de las formas que esta puede asumir según los distintos accidentes gramaticales que sufra la palabra en su contexto lingüístico.
  • Tareas derivativas: así también, los sufijos cumplirán un rol derivativo, uniéndose de forma posterior a una palabra, para generar una nueva palabra, la cual gozará de total independencia gramatical y lingüística, en relación con la forma que le ha dado origen.

Sufijos nominalizantes

En otro orden de ideas, será también de gran utilidad reparar en la definición de los sufijos nominalizantes, los cuales han sido entendidos como aquellos morfemas tónicos, que se unen de forma posterior a una palabra, dando como resultado una nueva forma –por lo cual son definidos igualmente como un tipo de sufijo derivativo- que puede ser identificada como un sustantivo.

No obstante, en el caso de los sufijos nominalizantes no se podrá decir que este tipo de morfema produce un solo tipo de sustantivo, puesto que estos se diferenciarán según la categoría gramatical de la palabra que le haya dado origen, encontrándose entonces los sustantivos deverbales, sustantivo deadjetivales y los sustantivos denominales.

Sufijo –azgo

Teniendo presente estas definiciones, probablemente sea mucho más sencillo aproximarse a una definición del sufijo –azgo, el cual ha sido explicado por la mayoría de las fuentes como un sufijo de tipo derivativo, específicamente de la clase nominalizante, es decir que constituye un morfema tónico, que se une posteriormente a un morfema, para generar palabras, identificadas como sustantivos.

Empero, este sufijo podrá construir tres distintos tipos de palabras o sustantivos, según el significado de cada uno de ellos, pudiendo entonces clasificarse la siguiente forma:

Sufijo que indica condición o estado, como por ejemplo en la forma Compadrazgo.
Sufijo que refiere al cargo o título que ostenta una persona, por ejemplo Mayorazgo.
Sufijo que da cuenta de una acción o efecto específico, por ejemplo en Liderazgo.

Imagen: pixabay.com

Sufijo -azgo
Source: Idiomas y lenguaje  
diciembre 14, 2017
loading...

Ver más Artículo al azar