Ecosistemas de mar abierto

El ecosistema es una unidad biológica, compuesta por las múltiples cadenas de interdependencia que surgen entre los organismos vivos que lo conforman (lo cuales en términos biológicos se denominan biocenosis) y el entorno o medio físico en donde estos se desenvuelves (conocido biológicamente como biotopo).

Así mismo, las Ciencias Biológicas conciben, aproximadamente desde las primeras décadas del siglo XX, al ecosistema como una comunidad biológica, la cual es comprendida según las relaciones entre los distintos individuos, así como los factores físicos y químicos del ambiente. Igualmente, es importante resaltar que debido a que cada conjunto de individuos establecen relaciones distintas, según el ambiente en el cual se inscriba, existen numerosos tipos de ecosistemas, incluso dentro de un mismo lugar geográfico.

Ecosistemas acuáticos

Dentro de la categoría de Ecosistemas Acuáticos pueden concebirse las relaciones de interdependencia que ocurren entre los distintos tipos de individuos vivos, pertenecientes a los medios acuáticos, y los medios en donde estos hacen vida. Al ser las masas acuáticas del planeta tan extensas, los distintos ecosistemas acuáticos estarán influidos no sólo por los diferentes organismos que lo habiten, sino por factores como la intensidad de la luz, los niveles de profundidad, las temperaturas de las aguas, la incidencia de corrientes u oleaje, los niveles de salinidad, además de otros cambios químicos que se produzcan en el cuerpo acuático. Así mismo, es importante destacar que dentro de los Ecosistemas Acuáticos se incluyen tanto los que suceden en aguas oceánicas, como aquellos que tienen lugar en las aguas continentales, tanto si estas son saladas –como los que hacen vida en el mar territorial- como si son aguas dulces, como es el caso de lagos, lagunas y ríos.

Ecosistemas de Mar abierto

Dentro de los Ecosistemas Acuáticos, tienen cabida los Ecosistemas marinos, y dentro de estos, los Ecosistemas de Mar abierto, que son aquellas comunidades biológicas, establecidas entre los distintos organismos vivos y sus relaciones de interdependencia surgidas de los medios acuáticos, ubicados más allá de los límites denominados aguas territoriales, y que se caracterizan por su profundidad, y por no encontrarse cerca de formaciones terrestres o rocosas, que sirvan de cierre, razón por la que también recibe la denominación con la que cuenta. De esta forma, los Ecosistemas de Mar abierto serán entonces aquellas comunidades de interdependencia biológica, que tienen lugar en aguas oceánicas, ubicadas a varios kilómetros de distancia de la costa, así como de formaciones como bahías, penínsulas o golfos, que puedan determinar su cierre.

Características de Ecosistemas de Mar abierto

El Mar Abierto es un nivel de las aguas oceánicas que se caracteriza por contar con un oleaje mucho mayor –tanto en intensidad como en altura- que el que se presenta en la orilla, hecho que es explicado por los científicos debido a la ausencia de cuerpos geográficos, lo cual hace que el viento viaje sin ningún obstáculo, imprimiendo toda su fuerza en el cuerpo acuático. Con respecto a la mareas, presentes en Mar Abierto, éstas han sido descritas por los expertos como fuertes, y de variación constante, por lo que representa igualmente un medio bastante turbulento. Igualmente, las corrientes marinas son de gran fuerza, caracterizándose por trasladar grandes masas de agua, a grandes velocidades. Este hecho hace además que las temperaturas varíen constantemente.

Así mismo, la luz en esta parte del océano es un factor bastante importante para la vida marina. En este sentido, las fuentes especializadas han indicado que la luz solar sólo llega a alcanzar los cuarenta metros de profundidad, después de lo cual los rayos solares no llegan a proporcionar la energía y calor necesarios para procesos como fotosíntesis o para servir de medio a distintos animales. Por otra parte, la salinidad de las aguas de Mar Abierto tiende a la estabilidad, lo que lo hace un medio estable, en ese sentido, más allá de los cambios drásticos, producto de las mareas, corrientes y temperaturas.

Organismos de los Ecosistemas de Mar Abierto

En cuanto a los organismos vivos que hacen vida en este tipo de ecosistemas, debido a la poca incidencia que logra la luz solar (hasta cuarenta metros de profundidad) la mayoría de ellos tienden a desarrollarse y permanecer a ese rango de la superficie, buscando hacerse con el medio más estable y propicio posible. Entre los organismos vegetales propios del Mar Abierto se encuentran algunas algas, así como las microplantas que conforman el fitoplancton, y que sirven de alimento a algunos animales.

Con respecto a los organismos más complejos, en los Ecosistemas de Mar Abierto se cuenta con presencia de algunos grandes peces como las ballenas, delfines, el atún, pez espada, pez aguja, así como algunas especies de tortugas. Estos animales, igualmente procuran mantenerse cerca de la superficie, a fin de aprovechar el calor, la luz y la energía de los rayos solares. No obstante, esto no quiere decir que en la medida en que se desciende hacia el fondo del lecho marino no existan otras especies marinas, pertenecientes a los Ecosistemas de Mar Abierto, que se han adaptado perfectamente al desarrollo de una vida sin la presencia de la luz solar, los cuales van desde organismos microscópicos hasta animales más complejos.

Imagen: pixabay.com

Ecosistemas de mar abierto
Source: Biología  
septiembre 13, 2016
loading...

Ver más Artículo al azar