Francesca de Polenta

Ampliar este tema:

En más de una ocasión hemos podido encontrar cómo el papel de la mujer se ha visto limitado al de ser ficha de cambio: te doy mi hija a cambio de tu gran fortuna o posición política. Tristemente, ese fue el destino de la bella Francesca de Polenta, hija de un poderoso noble de la Italia de la Edad Media y quien no tuvo ni voz ni voto a la hora de decidir con quien quería contraer nupcias y fue así como terminó uniéndose a la familia de Malatesta.

Nuestra protagonista, como lo dijimos antes era la hija de un noble, para ser más específico era la hija de Guido Da Polenta, Príncipe de Ravena, quien vio con buenos ojos que su hija se uniera a Gianciotto Malatesta, poderoso mercenario (condotiero) quien lamentablemente, padecía una severa malformación.

El carácter de Gianciotto lo hacía un hombre con grandes habilidades militares, con versados conocimientos en batalla. Sin embargo, sus cualidades tanto físicas como de aptitud no lo hacían muy atrayentes hacia las mujeres.

La boda y vida en familia

Francesca y Gianciotto se casaron, se puede suponer que su vida en pareja no estuvo fuera de los cánones de la época, hasta que llegó un momento inevitable. La historia cuenta que Francesca se fijó en alguien más, Paolo: él era el hermano menor de su esposo y lo que los unió fue que ambos estaban leyendo un mismo libro.

Una palabra, una charla en la tarde más una opinión debatida, llevó a la joven pareja a vivir un idilio prohibido. Ellos dos se amaban, aunque las circunstancias habían sido muy crueles para dejarlos a ambos en caminos separados y como la realidad supera la ficción, Gianciotto descubrió el amorío, y fue tal su cólera que asesinó brutalmente a la pareja.

Francesca y Paolo en el arte

Los amantes fueron inmortalizados por uno de los más populares escritores de la Italia, Dante, quien en su obre a de la Divina Comedia dedica todo un pasaje a Francesca y Paolo, dándoles un toque compasivo que no tuvieron en la tierra (canto V del Infierno)

Ambos terminan en el segundo círculo del infierno, pagando por su pecado de lujuria. En la Divina Comedia son observados por Dante y su guía Virgilio, quienes ven a los jóvenes flotando sobre un abismo, ella con una expresión de tristeza, lamentando tal vez estar en un sitio tan horrible, pero a la vez como halo de esperanza sabiendo que está junto con la persona que ama.

«Francesca, tus tormentos me arrancan lágrimas de tristeza y de compasión”, dice Dante a la joven. Lo que cabe destacar es que en la historia jamás se menciona el nombre de Paolo, solo se supone que debe ser él debido algunas investigaciones realizadas por historiadores, en donde se podía concluir que Dante conocía la historia de la familia Malatesta y era allegado a los Polenta.

También hay espectaculares esculturas como El Beso de Auguste Rodin, y por parte del mundo de la música tenemos la cautivadora música orquestal de Chaikovski Francesca da Rimini (1876), igualmente inspirada en esta historia, así como la ópera Francesca da Rimini de Rajmáninov y la de Riccardo Zandonai.

Fuentes:

  1. https://historia-arte.com/obras/paolo-y-francesca-de-rimini
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Francesca_de_R%C3%ADmini

Imágenes: 1: wikipedia.org, 2: historia-arte.com

Francesca de Polenta

Bibliografía ►

loading...

See more Random post