Mitrídates, el Rey de los Venenos y Brebajes

Crímen y veneno

Las ansias de poder llevaron a la madre del joven Mitrídates a ser testigo de cómo su madre envenenaba a su padre, suceso en el que él siendo solo un niño decide huir al bosque, lejos de la crueldad de su progenitora. Es en ese instante que se empieza a escribir la leyenda del protagonista del día de hoy, quien con sólo ocho achos y hasta llegar a la adolescencia, vivió como un animal salvaje, alimentándose de lo encontraba y acostumbrando a su cuerpo a condiciones extremas y varias privaciones.

Siendo todavía muy joven (14 años) decide regresar a su patria a vengar la muerte de su padre, asesinando a su madre y tomando el poder en Ponto. Como podrán imaginar, el miedo a morir tal como lo hizo su padre iba con él a todo lugar: fue así como dedicó gran parte de su tiempo a buscar la manera de sobrevivir si la historia llegara a repetirse.

Fue así como empezó a ingerir pequeñas dosis de toxinas y agentes infecciosos de manera periódica para adquirir en el proceso cierta inmunidad.

La búsqueda del antídoto perfecto

Su deseo por encontrar curas y antídotos para todo tipo de venenos lo llevó a experimentar con fármacos sobre los prisioneros de guerra: los envenenaba, observaba sus reacciones y mejoras, todo esto lo llevó a perfeccionar un cóctel con los mejores antídotos, que mezclados con miel constituían un preparado que fue llamado el mitridato.

El fin de Mitríades

El rey de Pontos, en medio de su conflicto con Roma, generó una masacre en la que murieron más de 80 mil romanos. Esto, naturalmente, causó la furia de Roma, y la República se lanzó en su persecución, aunque sin éxito: varios generales fueron tras el escurridizo rey quien hizo temblar a la misma república durante mucho tiempo. Finalmente, fue Pompeyo quien tomó la batuta contra el rey de Ponto, pero sin éxito, hasta que sucedió la gran traición.

Los romanos persiguieron a su enemigo por las montañas más alejadas del interior de Asia, pero su búsqueda resultó infructuosa… mas el declive del monarca fue causado por su propia estirpe, su hijo se puso al frente de una revuelta contra él. Cansado y decepcionado de su propia estirpe, el acabado rey decidió encerrarse en la torre de su castillo en Crimea y acabar con su propia vida.

Sin embargo, las cosas no salieron como las planeó, pues su cuerpo ya era inmune al veneno y terminar con su vida de una manera placida sería imposible. Desesperado, intentó apuñalarse, pero al no lograrlo le pidió a su escolta que lo hiciera por él. Su hijo envió el cadáver de su padre a Pompeyo, quien le dio honores enterrándolo en el sepulcro dinástico que la Familia Real tenía.

También aprovechó para saquear sus palacios y robar objetos de gran valor, entre los que se encontraba una biblioteca con notas manuscritas en los que se describía con precisión sobre todo tipo de venenos y antídotos, apuntes hechos por el mismo monarca.

Fuentes:

  1. https://www.abc.es/historia/abci-mitridates-grande-salvaje-casi-tumba-roma-venenos-201912100128_noticia.html

Imágenes: 1: garatxa.com, 2: abc.es

Download WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes
Download Premium WordPress Themes Free
ZG93bmxvYWQgbHluZGEgY291cnNlIGZyZWU=
download samsung firmware
Download Best WordPress Themes Free Download
online free course
Mitrídates, el Rey de los Venenos y Brebajes

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar