Tata Nano: la peculiar historia del carro que fracasó por ser demasiado barato

Vehículos

Quizás la más importante revolución del siglo XX no fue causada por las armas, sino por la masificación de los vehículos de combustión interna comenzada por Ford a principios de siglo y continuada por otras empresas como General Motors, Renault, Fiat o Volkswagen. El uso de los vehículos en la actualidad es casi una característica fundamental de la sociedad moderna.

Los países pobres no son la excepción. El desarrollo de vehículos económicos, al acceso de las masas, ha requerido algo más de tiempo, pero se ha conseguido con cierto éxito en muchas regiones del mundo.

India es un país con una inmensa población, que combina un ingreso promedio no muy alto con un altísimo número de millonarios, así como sectores extremadamente fuertes en la industria y la tecnología. Por esta razón fue India el lugar donde se desarrolló el que seguramente sea el carro más barato del mundo: Tata Nano, un vehículo pequeño y compacto cuyo precio nuevo era de apenas 2.400 dólares estadounidenses.

Tata Nano

El vehículo, pese a su precio, era muy seguro y de gran desempeño. Su tamaño pequeño y peso liviano le permitían funcionar con poco combustible, haciéndolo aún más económico. Se esperaba que tuviera ventas inmensas, llegando a mercados a los que ningún automóvil había llegado hasta el momento.

Pero no. El vehículo ha sido uno de los peores fracasos de los últimos tiempos.

Parece ser que se debió a una serie de factores: la publicidad no llegó a quienes debía haber llegado (campesinos pobres que podrían aspirar a uno),  no se tenía un sistema de financiación para poder venderlos (las personas que lo querrían muchas veces no tienen cuentas de ahorros o historial crediticio). Sin embargo, el factor fundamental parece haber sido otro: se publicitó, desde el principio, como un carro muy, muy barato.

El carro de los pobres

Lo que hacía tan especial a Tata Nano era su económico precio, muy inferior a cualquier competidor. Pero, irónicamente, también fue esto lo que ocasionó su fracaso.

Resulta que al publicitarlo en las ciudades indias, la empresa Tata no cesó en brindar este pequeño trozo de información. El vehículo no se ofrecía por ser confiable, de buen diseño o de alta eficiencia. No, se ofrecía por ser económico.

Y resultó que a los indios no les gustan los carros económicos.

En efecto, en India el vehículo personal es un asunto de prestigio más que de necesidad. El vehículo, pese a su bajo costo, fue rechazado por gran parte de la población que podía comprarlo, pues preferían esperar y ahorrar más para un carro con un poco más de prestigio.

Y aquí fue crítica la ausencia de un plan para llegar a las regiones rurales: es probable que muchos campesinos hubiesen estado interesados, pero en muchos casos ni siquiera se enteraron de su existencia.

El vehículo Tata Nano se convirtió en un fracaso estrepitoso, y causó millonarias pérdidas a la compañía pese a la admiración que despertó entre la competencia. Un caso de fracaso, irónicamente, por sacar un producto de calidad a un precio demasiado bajo.

Y bueno, por hacer una mala publicidad.

Fuentes:

  1. https://www.quora.com/What-is-the-biggest-mistake-that-a-big-company-has-made/answer/Preyash-Shah-2
  2. https://www.motor.com.co/actualidad/industria/tata-nano-auto-barato-pesar-logro-persuadir-clientela/13941

Imágenes: 1: auto.ndtv.com, 2: tatamotors.com

Tata Nano: la peculiar historia del carro que fracasó por ser demasiado barato

Bibliografía ►



Ver más Artículo al azar