La historia de las Hespérides

Historia de origen griego

Varias son las leyendas y los mitos que se entrecruzan en la mitología griega. La historia de los dioses griegos está llena de personajes extraordinarios. Dioses, semidioses, héroes, ninfas, titanes y muchos otros seres sobrenaturales.

La necesidad griega de organizar su mundo, les llevó a darle personalidad a todos los fenómenos de la naturaleza que percibían. Es por eso que grandes dioses tenían poderes magníficos y además sus personalidades resultantes tenían que asemejar de lo que eran dioses.

Por algo Zeus, el dios del trueno, era un ser potente, orgulloso, condescendiente, incluso narcisista. Pero tiene el arma más fuerte, la posibilidad de controlar el rayo, tal vez a lo que más le temían los griegos.

Pero también la belleza estaba en cada parte y los griegos decidieron que algunas ninfas se ocuparan de esos fenómenos que podemos percibir. Las ninfas eran diosas menores asociadas al cuidado de un pequeño espacio, pero también al ser hijas de Zeus precedían con su belleza las grandes ceremonias olímpicas.

A ellas se les dio la responsabilidad del cuidado del jardín de las Hespérides y con su belleza y gracia adornaban ese espacio tan importante en las leyendas griegas.

Inicialmente las ninfas eran solo tres. La triada obedecía a la impersonalidad que debían tener, pues ellas reflejan la personificación del amanecer, el atarceder y el anochecer.

En varias versiones aparecen como hijas de Nix (la noche), que las habría tenido por su cuenta o junto a su esposo Érebo, la oscuridad. Sin embargo otros autores mencionan distintos padres como Zeus, rey del olimpo y Themis, diosa de la justicia divina, los dioses marinos Forcis & Ceto, o bien del titán Atlas o Hesperis, diosa del atardecer; habló de las Hespérides, las ninfas griegas.

Las ninfas vivían en el jardín de las Hespérides, que pertenecía a la diosa Hera, la cual había recibido el jardín como regalo de bodas de parte de Gea. Los dioses ordenaron a las Hespérides que cuidaran los árboles del lugar, pues estos producían manzanas de oro, frutos de la inmortalidad. Las hermosas doncellas, solían pasar sus días cantando y bailando por el jardín; a su lado se encontraba el dragón Ladón: una serpiente gigante de 100 cabezas que custodiaba con las ninfas el sitio.

Debemos agregar que las manzanas doradas, frutos de la inmortalidad eran un símbolo importante para los griegos. No solo la misteriosa fruta ocasionaba la ambición de los dioses sino además los hombres tenían prohibido comerlas. Además simbolizaban poder y belleza por ello entendemos el aprecio que Afrodita le tenía a estos frutos.

Una de las leyendas más sonadas es la de la manzana de la discordia. Tal manzana dorada que ocasionó la guerra de troya había sido cosechada en este jardín. Eris, la diosa de la discordia al no ser invitada a la boda de Peleus y la ninfa del mar, Thetis, llegó llevando un regalo, una manzana que decía que era para la diosa más linda, obviamente Hera, Atenea y Afródita compitieron por ella.

Zeus para solucionar esta disputa pidió a Paris de Troya, el hombre más justo de la tierra que solucionara y eligiera a una de las diosas. Hera le prometió poder si la elegía; Atenea le prometió riqueza y Afrodita le prometió la mujer más hermosa de la tierra. Todos sabemos que eligió Afrodita y esta le dio a una mujer casada, Helena. Por ella sucedió la Guerra de Troya.

Tal cotizado sitio, se ubicaría al extremo oeste del mundo conocido ya fuera en el archipiélago canario y la zona de macaronesia. Se suelen identificar un total de tres hespérides: Hesperaretusa (en ocasiones representada en dos personajes como Hesperia y Aretusa), Eritía y Egle, cada una representaría la tarde, el rojo del cielo al atardecer y la claridad del día, respectivamente.  Sin embargo, un hallazgo encontrado en una vasija revelaría que los nombres eran diferentes: Astérope, Crisotemis y Lípara.

Otras etimologías

Algunos de los nombres con el que se suele conocer a las ninfas son: diosas del ocaso, voces cantarinas, doncellas del occidente. Solo una de las hespérides tuvo un hijo, Eritía junto con el dios Ares: el pequeño se llamó Euritión. La historia más famosa en la que aparecen las Hespérides están relacionada con el undécimo trabajo de Heracles, en el cual el héroe debía robar una de las manzanas de oro.

Heracles entraría al jardín, mataría al dragón del cual brotaría el drago canario y las ninfas al no cumplir su misión se convertirían en un olmo, sauce y álamo. En otras leyendas, las Hespérides serían 7 y serían hijas de Atlas, ellas resguardaban los rebaños de carneros de su padre, pero serían raptadas por el príncipe Busiris. No obstante, Heracles las habría salvado y en recompensa Atlas compartirías sus conocimientos sobre astronomía.

Las cantarinas son representadas como como jóvenes hermosas y joviales, bailando alrededor del árbol de manzanas doradas y cerca de ellas se encuentra la serpiente, protegiendo el tesoro del jardín.

Fuentes:

  1. https://fradive.webs.ull.es/sem/hesptxt.pdf
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Hesp%C3%A9rides
  3. https://sobregrecia.com/2009/07/14/el-mitico-jardin-de-las-hesperides/

Imágenes: 1. https://supercurioso.com/hesperides/ 2. https://www.merca2.es/2017/09/20/jardin-hesperides-32410/

La historia de las Hespérides
De los zombis Una vez más llegamos al tema de los zombis. Popularizados ...

El ciclismo es la actividad física por excelencia para bastantes jóvenes...

Lobo en un bar En el bar local, mientras sonaba aquel tema de Eric Clap...

Una de las cosas que más aprecian los seres humanos es la juventud, sobre...

Bibliografía ►

El pensante.com (junio 28, 2022). La historia de las Hespérides. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://elpensante.com/la-historia-de-las-hesperides/