La moda de maquillar las pestañas

La evolución del maquillaje de pestañas

Una parte de nuestro cuerpo que cumple con la función de proteger nuestros ojos de la suciedad del ambiente: las pestañas, esa hilera de cabellos ubicados en el parpado superior e inferior, los cuales se han visto afectados por los dictámenes de la moda con el paso del tiempo. En la antigua Roma, las pestañas largas eran sinónimo de juventud, moralidad y castidad, así que toda la energía se enfocaba en hacerlas crecer, pero para épocas posteriores se dio un giro de 180 grados; en el siglo XV, se consideraba bello en las damas tener una frente alta y ancha, libre de vello.

Muchas solían peinar su cabello hacía atrás y sujetarlo con un velo, pero no todas las damas tenían una frente naturalmente alta, era así como el resto de féminas se cortaban o depilaban más allá de la línea del cabello y para lograr aquello usaban pinzas o brebajes a base de estiércol de gato y vinagre, los cuales evitaban que creciera el cabello y para resaltar aún más ese rasgo se arrancaban las pestañas y se depilaban totalmente las cejas.

Con la llegada de la época Victoriana, volvió en furor las cejas largas y abundantes, fue así como en los libros de belleza comenzaron aparecer consejos para hacerlas crecer: el libro titulado Negocios y maneras sociales, aconsejaba alargar las pestañas recortando sus extremos con unas tijeras y en el libro llamado Cómo ser bellas de 1901, se decía que recortándolas y lavándolas con agua de nuez se tendrían unas pestañas de ensueño.

El método más rápido para tener pestañas largas, era pegar cabello humano, algo que no duraba mucho debido a los procedimientos presurosos. Sin embargo, un método más aterrador surgió, en un periódico irlandés se informaba como un especialista trasplantaba cabello a las pestañas y cejas, para ello usaba una aguja muy fina que era limpiada cuidadosamente, a la cual se le enhebraba un cabello largo y se limpiaba profundamente el párpado inferior y para que el proceso fuera más indoloro se suministraba un narcótico.

Con unos movimientos agiles se pasaba la aguja por los bordes del parpado y el cartílago, dejando bucles de cabello con una longitud graduada, los cuales serían recortados hasta un largo idea y la paciente sería vendada para un mayor cuidado. Durante el primer mes se debe rizar las pestañas todos los días, porque algunas se pierden y otras permanecen ahí, el mismo proceso era aplicado en las cejas, todo aquello fue relatado para el medio escrito.

Aquel método fue alabado como una innovación del siglo XIX, la técnica de coser pestañas de origen francés, fue bastante cotizada por las damas que podían costeárselo: enhebrar una fina aguja a través de la piel del parpado formando una hilera de bellas cejas. También se encontró información que Londres existía un mismo procedimiento que costaba 12 guineas de aquellos tiempos, la moda terminó llegando a Estados Unidos.

En la década de 1900, el peluquero Charles Nessler patentó el primer prototipo de pestañas artificiales creadas a partir de cabello humano, las cuales fueron adheridas a una piel de pescado (mejilla) y se pegaban al parpado con un pegamento patentado en Estados Unidos. A partir de éste primer invento surgieron otros diseños de pestañas como los elaborados por Ana Taylor; un producto elaborado de cabello y pegado a finas tiras de tela con forma de media luna.

Anécdotas del mundo del cine

Famosas estrellas del cine de antaño, pasaron penurias a la hora de usar pestañas postizas, se cuenta que el director de cine, D.W. Griffith, quien ese momento se encontraba trabajando con la actriz Seena Owen, quería que la protagonista luciera unas pestañas tan largas que rozaran sus mejillas al cerrarse sus ojos. Fue así, como se le pidió a un peluquero loca que creara unas pestañas con cabello humano, las cuales fueron pegadas con un pegamento en los párpados de Owen

Otra de las actrices que se encontraba en la producción Lillian Gish, comentó en sus memorias lo siguiente: “Una mañana (Seena Owen) llegó al estudio con los ojos hinchados, casi cerrados. Afortunadamente, el Sr. Griffith ya había filmado las escenas importantes.”

La influencia de las actrices en el mundo de la estética, hizo más aceptable el procedimiento de usar pestañas postizas en los eventos especiales o trabajos. Las mujeres del común iban a salones para aplicarse injertos de pestañas, los cuales eran colocados directamente, cabello por cabello, en las pestañas naturales, un proceso que cabe decir debía ser realizado por una profesional.

Las pestañas postizas fueron motivo de burla

Asimismo, salieron por diferentes medios un sinfín de caricaturas en tono burlesco sobre el uso de las pestañas postizas, algunos comentarios se debían a que la mayoría de los productos venían en tonos de cabellos limitados, lo que hacía que contrastaran con las pestañas naturales y otras veces era porque se despegaban por partes o se caían completamente.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, gran parte de los recursos fueron destinados a la producción de productos de primera necesidad y el uso de pestañas postizas se consideraba un desperdicio, las mujeres que se atrevían a usarlas lo debían hacer de una forma discreta.

Para la década de los 50’s, hacen su aparición las pestañas sintéticas las cuales se convirtieron en un producto realmente popular, ya que venían rizadas y eran más fáciles de manipular. En los 60’s usar pestañas era fundamental a la hora de crear un look impactante y tener unos ojos grandes como los de las muñecas, ejemplo de ello fue la supermodelo Twiggy.

El uso de las pestañas en aquellos tiempos dio pie a que se sacaran más diseños variados: con diferentes largos y colores, algunas cargas con joyas. Hoy en día, tenemos un sinfín de opciones de pestañas postizas, algunas largas que se pueden aplicar con pegamento y otras que vienen individuales, inclusive hay varias que pueden ser magnéticas, es decir, las pestañas cuentan con pequeños imanes y se retiran fácilmente. Siempre hay que recordar que la persona puede estar propensa a sufrir alguna reacción alérgica.

Aunque cabe la salvedad, son mejores lo métodos de ahora para obtener unas pestañas largas que los usados antes.

Fuentes:

  1. delooks.marie-claire.es/belleza/trends/fotos/tendencia-pestanas-twiggy
  2. thequackdoctor.com/index.php/the-most-uncanny-look
  3. madamemadeline.com/false-lashes/trip-back-in-time-false-eyelashes-false-lashes

Imágenes: 1. delooks.marie-claire.es 2. www.revistavanityfair.es/lujo/belleza/articulos/trucos-de-belleza-caseros-divas-de-hollywood-sophia-loren-marilyn-monroe 3. https://es.wikipedia.org/wiki/Seena_Owen

La moda de maquillar las pestañas
Una pieza nueva para la Historia La pieza protagonista ha sido enc...

El término pandemia proviene del griego pandêmon nosêma y quiere decir ...

Una vida envidiable El hartazgo del sueño me levanta. Me giro del lado ...

La cena de navidad de mi familia Un chivo cuelga de sus patas traseras y ...

Bibliografía ►

El pensante.com (mayo 29, 2022). La moda de maquillar las pestañas. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://elpensante.com/la-moda-de-maquillar-las-pestanas/